banner

El sello: joya y símbolo de identidad


El sello: joya y símbolo de identidadEn la Edad Media, el anillo con sello o simplemente sello empezó a considerarse un símbolo visible de poder y prestigio social. Estaba grabado con el escudo de armas de la familia de quien lo llevaba: era, en el sentido más literal, una marca de identidad. El diseño y los colores de un escudo de armas son todo un resumen histórico.

En la actualidad, cada vez más gente busca apoyo en la familia, en los valores y en las tradiciones. Por eso, un sello, joya única y símbolo de identidad, es probablemente el regalo más personal que uno puede hacer, a un amigo y, por qué no, a sí mismo. Debe ser estéticamente muy atractivo y de un material valioso, y estar trabajado finamente a mano.

El sello: joya y símbolo de identidadNuestros clientes son muy conscientes de su identidad y de su individualidad; la transmisión de la historia familiar dejó se ser patrimonio exclusivo de la nobleza hace tiempo. Además, los anillos con escudo son un símbolo tradicional de identificación y apego a una comunidad, si bien es cierto que esto también se puede expresar de otras formas; por ejemplo, perteneciendo a un grupo o a una ideología concretos. En este caso, en la piedra o en el metal del anillo se pueden grabar un logotipo o un signo. Así, el anillo se convierte en toda una declaración de principios o de ideas.

También hay quien ve en el sello moderno un símbolo de sabiduría: todo aquel que lo lleva demuestra que sabe captar la esencia de las cosas.

El sello: joya y símbolo de identidadUna variante especialmente sofisticada es el anillo con sello giratorio. Y es que esconde un secreto muy personal: sólo quien lo lleva conoce el grabado de la parte trasera del centro del anillo, que se puede dar la vuelta.

Existen muchos motivos para mandar hacer un sello: guardar un recuerdo de un momento especial, como muestra de afecto familiar, para felicitar a alguien que ha aprobado la carrera, como regalo de bautizo o de confirmación, por el nacimiento del primer hijo, como prueba de amor...

El sello siempre será tan único como el que lleva.